La familia de las orquídeas comprende unas 25.000 especies diferentes, y este número aumenta cada año.
La mayoría de las orquídeas son plantas tropicales que crecen en los árboles o entre las rocas, por lo que no están directamente en el suelo.
Esto no significa que las orquídeas son difíciles de tratar.
Sólo debemos seguir algunas reglas básicas para cultivar orquídeas y conseguir año tras año hermosas flores.

Orquídea Phalaenopsis

Iluminación:

Trata de evitar la luz solar directa. Si tus orquídeas están cerca de una ventana orientada al sur, asegúrate de que tengan suficiente sombra.

Temperatura:

Las orquídeas disfrutan de la temperatura ambiente, así que no las coloques cerca de una fuente de calor, como un radiador por ejemplo.

Humedad:

Estas plantas disfrutan de los climas húmedos. Para crear ese tipo de clima, vaporízalas con agua con regularidad. No obstante hazlo con cuidado, ya que el exceso de agua puede provocar diversas enfermedades e incluso la putrefacción de la planta.

Sustrato:

Las orquídeas no crecen en cualquier suelo. Éstas necesitan un suelo bien aireado, con una base de cortezas o un aporte de turba. Este tipo de suelo permite a la orquídea permanecer recta y evita que sus raíces se humedezcan en exceso.

Riegos:

Nunca dejes una orquídea demasiado tiempo en el agua. Cuando riegues, asegúrate de que el agua se evapore. Si decides sumergir la planta en agua, sobre todo debes asegurarte de que se drena correctamente antes de reemplazarla.

Trasplante:

Las orquídeas requieren poco espacio. Éstas crecen de forma natural en pequeños lugares confinados entre las rocas o los árboles. No hay ninguna razón para preocuparse si la maceta parece demasiado pequeña. Lo mejor es replantar una orquídea una vez cada dos años, asegurándonos que la nueva maceta es una medida un poco mayor en comparación con la anterior.
Antes de trasplantarla, dale mucha agua a la planta, corta sus raíces dañadas o podridas y utiliza un mantillo especial para orquídeas. Además trata de tener la orquídea a la misma altura que antes y darle de nuevo mucha agua después de trasplantarla.

Fertilizantes:

Idealmente necesitan nutrientes complementarios cada dos semanas.

Enfermedades e insectos:

Los pulgones y las cochinillas son los insectos que atacan a las orquídeas de una forma más común. Para eliminarlos lo mejor es usar un insecticida. Sin embargo debes elegir un producto adecuado para uso doméstico.


Flores en tu vida